Adaptarse a los cambios no siempre es la solución

Si recuerdo cómo era mi currículum en mi “época anterior”, hay cosas que me llaman la atención, y una de ellas es la típica de “flexibilidad y adaptación al cambio“, que suele ser prima segunda de “habilidad para trabajar bajo presión“.

Lo cierto es que hubo una época en la que ser adaptable era un rasgo positivo que me permitía trabajar en mi proyectos diferentes, relacionarme con equipos de trabajo de distintas nacionalidades….”no hay problema, yo me adapto, seguro que voy a aprender un montón”. ¿N viajes, miles de km y madrugones? “No pasa nada, yo me adapto, estoy sacando adelante un proyecto apasionante”, e incluso ¿un jefe autoritario o un cliente al que nadie soporta? “No hay problema, no hay mal que cien años dure, yo me adapto, seguro que no es tan duro”

Además, por el camino asumí que mis ideas no eran 100% buenas, porque me faltaba “algo”, siempre había “algo” que mejorar…Y eso se convirtió en mi punto débil porque dejé de ser la protagonista de mi historia profesional para convertirme en alguien a quien no reconocía.

Y al cabo de mucho tiempo me dí cuenta de que tanto adaptarme me había hecho olvidarme de lo que de verdad quería, de lo que era importante para mí.

A todo eso se sumó la maternidad, y luego la bimaternidad. No tengo ninguna duda que es el mayor regalo de mi vida y no lo cambiaría por nada, pero es igual de cierto que los inicios son complicados, y eso también requiere que te adaptes a la nueva situación. En algunos momentos, es tan maravilloso como duro.

Pero llegó un momento, cuando los días y las noches se empezaron a separar y empecé a ser yo de nuevo (a ratitos) en el que me dí cuenta de no podía seguir adaptándome siempre, a todo y en todo momento. ¿Sabes por qué? Porque me estaba olvidando de quién era….  Y porque cuando te adaptas a todo, terminas sin nada que aportar a los demás ni a tí misma. Zas. No lo ví venir, te lo prometo.

Si ahora mismo pudiese abrir una ventana a mi yo de hace diez años, ¿sabes lo que me diría? Comprométete contigo misma, date el permiso de perseguir tus sueños y ponte en marcha para conseguirlos. Y no importa cuán lejanos te parezcan ni lo complicado que se plantee todo el camino que tienes por delante: da el primer pasito, mueve la primera ficha, empuja la primera puerta.

Porque el hecho de ponerte en marcha hará de tí alguien diferente, alguien que no se conforma, que no se adapta a todo “porque sí”. Hará de tí alguien que lucha por sus sueños, alguien que supera sus propios obstáculos sabiendo que son oportunidades de crecer y aprender, alguien que disfruta cada día, y en definitiva, alguien que lidera su vida.

Y en ese camino (y es importante que sepas que no hay que esperar a llegar al destino, es en ese camino) te encontrarás contigo misma, te acordarás de tu esencia, lo verás todo mucho más claro…y estoy segura de que te encantarás a tí misma. 💙

Si te has sentido identificada con esta pequeña historia o conoces a alguna emprendedora o “mujer que se adapta a todo”, te invito a que lo compartas con ella, porque me haría mucha ilusión que este mensaje pudiese ayudar a alguien! 😉

1 Comentario
  • dolores lopez
    Colgado a las 16:45h, 06 marzo Responder

    Me has hecho la mañana… me hiciste recordar a la chica universitaria que tenía muy fijos sus planes, pero por circunstancias buenas o malas he dejado de ser, olvide mis planes y metas y solo me fui adaptando a lo que venia, y ahora después de 17 años me doy cuenta que me encuentro muy, muy lejos de aquellos planes, pero me das esperanza aún hay tiempo, gracias, lindo día!

Deja tu comentario
Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Tus datos de contacto en este formulario van a ser tratados por mí, Raquel Ruiz Muñoz, como responsable de esta web. La finalidad para la cual son recogidos es exclusivamente responder al comentario que vas a hacer a través de este formulario, y serán gestionados a través de la empresa con sede en la U.E. que se encarga de mi hosting, CDMon (puedes ver su política de privacidad aquí https://www.cdmon.com/es/avisos-legales). Te recuerdo que puedes ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión o portabilidad. Puedes consultarlos con mayor detalle en mi Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.