Dejar ir cosas en tu proyecto

Cuando empezamos la aventura de nuestro emprendimiento siempre nos enfocamos en lo que nos queda por hacer, en lo que tenemos por delante, en la siguiente fase… en definitiva, estamos preocupadas por avanzar, por añadir, por aprender nuevas cosas.

Pero a medida que el tiepo va pasando y tenemos “un cierto recorrido” se hace imposible seguir adelante “sumando” y hay que empezar a dejar ir algunas cosas.

Todavía recuerdo la primera vez que me di de baja de una newsletter: me sentía fatal pensando en que al otro lado de la pantalla había alguien que iba a recibir una baja en su lista por mi culpa. Pero siendo sensata, hacía tiempo que ese mensaje ya no calaba hondo en mí, y no abría los mensajes que recibía. “Si total, por un mail más que reciba a la semana no va a pasar nada” me decía mi vocecita condescendiente. Pero no solamente es un mail, sino un cambio de mentalidad que es natural y necesaria.

También me pasó algo parecido con un grupo de FB que me encantaba cuando empecé…pero cuyos contenidos no leía y en el que no participaba. Y te confieso que en ese momento me puse hasta colorada por le dí al botón de “dejar de seguir”. Me daba apuro, me sentía culpable…¡incluso mala persona!

Pero algo en el fondo de mi alma me decía que estaba haciendo lo correcto. Mi intuición me decía que ese era el camino que debía seguir (a pesar de las dudas), y el tiempo me ayudó a ser más práctica y a verlo desde otra perspectiva.

Aprendí a decir “hasta luego” cuando me dí cuenta de que cada cosa tiene su momento y ví que me estaba aferrando a cosas porque me daba apuro o pena, pero al mismo tiempo me estaban frenando… Y fijándome un poco, resulta que estaba haciendo lo mismo en otros aspectos de mi vida.

Desde cosas materiales como un libro que me había empeñado en terminar (y no disfrutaba nada, era casi un suplicio), a costumbres que tenía desde hacía tiempo como leer el periódico a primera hora (cosa que ahora me desilusionaba y me quitaba tiempo de mis horas más inspiradas), o seguir suscrita a una membresía de pago que me hizo mucha ilusión y significó mucho para mí en mis inicios…pero ya no aprovechaba.

Y también a nivel personal: me ha sucedido con personas, con grupos de whatsapp, y la verdad es que esta parte es a la que más me ha costado dejar ir….

Pero todo tiene su momento, su “para qué” y si eso ya ha pasado, lo mejor que puedes hacer es sentirte agradecido por lo que te ha aportado, ver qué aprendizaje puedes sacar de ello y seguir adelante en tu aventura, ¡hay miles de cosas nuevas esperando a que las descubras!

¿Te sientes bloqueada o frenada por algo que te está costando soltar?

Cuéntamelo en los comentarios, ¡estaré encantada de ayudarte! 💙

Sin comentarios

Deja tu comentario
Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Tus datos de contacto en este formulario van a ser tratados por mí, Raquel Ruiz Muñoz, como responsable de esta web. La finalidad para la cual son recogidos es exclusivamente responder al comentario que vas a hacer a través de este formulario, y serán gestionados a través de la empresa con sede en la U.E. que se encarga de mi hosting, CDMon (puedes ver su política de privacidad aquí https://www.cdmon.com/es/avisos-legales). Te recuerdo que puedes ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión o portabilidad. Puedes consultarlos con mayor detalle en mi Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.