Cómo te suena lo de “ser ambiciosa”

Ayer escuché por casualidad una entrevista en el que se hablaba sobre ambición, en la que una mujer de éxito en los negocios se sentía incómoda cuando le preguntaban “¿se considera ambiciosa?”

Eso me hizo pensar en mi propia opinión sobre la ambición…. Y recordé que durante mucho tiempo, la ambición para mí era un concepto masculino, asociado a un puesto de responsabilidad en una gran empresa, o a un sillón político rodeado de valores que no comparto, o también un concepto como de “peli americana de Wall Street”.

Pero olvidando esos prejuicios, y pensando en la vida real de una emprendedora, estoy convencida de que la ambición te hace “soñar en grande”, salir de los límites establecidos y de lo convencional, y superar tus propios límites. En definitiva: perseguir tus sueños.

Porque es maravilloso sentir en tu propia piel que deseas conseguir algo que te llena y te emociona hasta el infinito y más allá, y ser ambiciosa sobre esos sueños es lo máximo! Creo que es la gasolina que te ayuda en los días grises y en los malos momentos del emprendimiento, que no son pocos….

También veo a mi alrededor que a las mujeres nos cuesta hablar de ello y mostrarnos públicamente como “ambiciosas”, porque socialmente y siguiendo nuestra educación es preferible “ser normal y no destacar, estar en la media, ni por arriba, ni por abajo: normal”. Todavía hoy escucho a muchos padres decir “yo lo que quiero en la vida es que mi hijo sea normal, que no destaque ni por una cosa ni por la otra; es lo que hay que hacer para que sea feliz”. Ejem.

Y en parte lo entiendo, comprendo ese miedo a ser ambiciosa. Porque salirse de la media, de lo establecido y destacar acojona (lo siento por el taco, pero no hay sinónimos para ello). Trae dolores de cabeza. El inconformismo que lleva de serie es incómodo. Te saca de tu seguridad y te pone en la cuerda floja, llena de incertidumbre. Te hace vulnerable y te obliga a poner el foco en tus sombras, en la parte que menos te gusta de tí misma. Y además, ser ambiciosa suele ser solitario, porque no todo el mundo lo entiende, y casi nadie en tu entorno lo apoya.

Pero si estás leyendo estas líneas es porque dentro de tí sientes algo diferente, sabes que tienes algo especial a lo que no eres capaz de poner nombre. Porque cuando haces un hueco en tu día a día para soñar sin límites, te ves a tí misma multiplicada por mil!

Y por si acaso estás dudando sobre si serás capaz, te adelanto la respuesta: LO ERES. Y DE SOBRA.

Pero el primer paso para lograr esos sueños es darte permiso para hacerlo sin que sea perfecto, darte permiso para ser ambiciosa, y darte permiso para pensar y sentirte ahora mismo como esa mujer que has visto en tus sueños. Sin juzgarte.

Y no esperes a sentirte así de bien “cuando llegue el momento”; empieza a emocionarte y a disfrutarlo ahora, en este momento,” right now”! Cuanto antes empieces a sentirlo en tu corazón y en todos los poros de tu piel, antes lo harás parte de tu vida y antes lograrás construir ese momento.

Porque para construir ese momento no puedes esperar a que se alineen los astros y a que las circunstancias estén a tu favor. La responsabilidad está en tí, tienes en tu mano la posibilidad de construir ese sueño, aunque lo que puedas hacer ahora no sea en la situación ideal. Es momento de comprometerte contigo misma y con tu sueño.

Yo creo que merece la pena, ¿y tú? 💙

Si tienes tantas dudas que no sabes cómo empezar a despejarlas, si te sientes atascada o tienes tantas ideas en el aire que no consigues transformarlas en algo real, escríbeme y te explico cómo te puedo ayudar!

Estaré encantada de conocer tu historia porque estoy convencida de que tu proyecto merece la pena!

Sin comentarios

Deja tu comentario
Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Tus datos de contacto en este formulario van a ser tratados por mí, Raquel Ruiz Muñoz, como responsable de esta web. La finalidad para la cual son recogidos es exclusivamente responder al comentario que vas a hacer a través de este formulario, y serán gestionados a través de la empresa con sede en la U.E. que se encarga de mi hosting, CDMon (puedes ver su política de privacidad aquí https://www.cdmon.com/es/avisos-legales). Te recuerdo que puedes ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión o portabilidad. Puedes consultarlos con mayor detalle en mi Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.