Cuando la dispersión es tu “socia” emprendedora: Síndrome del Objeto Brillante

No me dirás que una de las cosas más emocionantes de ser emprendedora no es que tienes la posibilidad de aprender miles de cosas, descubrir las últimas apps, enterarte de las tendencias de marketing emergentes en USA o de los nuevos modelos de innovación para emprendedoras de Singapur, sea lo que sea que lo te resulte interesante.
 
Todo esto y mucho más es apasionante, y a mí me da un subidón de emoción cada vez que “estreno” nuevo proyecto, abro la tapa de un nuevo libro, que empiezo un curso o descubro algo que me supone un reto.
 
Eso sí, si vives en este estado de permanente emoción puedes “salirte de pista” y llegar a abandonar lo que estás haciendo, sobre todo cuando oyes esa vocecita que te dice “echa un vistacillo…que van a ser solamente unos minutos de nada”. Pero si te concentras tanto en esa novedad que se te olvida la hora, es probable que al final del día termines con la sensación de “no sé en qué se me ha escapado el tiempo”, y no has hecho lo que verdaderamente era importante para tí.
 
Y si esto es algo más o menos habitual, al cabo de varios días se habrá desdibujado tu norte y la semana terminará siendo poco productiva. Los expertos lo llaman el “Síndrome del Objeto Brillante”, y es algo muy muy frecuente entre emprendedoras.
 
Podría recomendarte justo ahora aplicaciones o herramientas para evitar sus consecuencias, pero sabes que me gusta mojarme y llamar a las cosas por su nombre, así que te recomiendo que ataques directamente a la raíz del problema: TE FALTA FOCO, amiga mía.
 
Necesitas tener claro como el sol que te alumbra qué es lo que quieres conseguir y para qué. Las reglas del juego cambian a tal velocidad que lo que te habías planteado como objetivo al principio del año puede que ya no sea lo más adecuado ni lo que más te llene, así que ¡hay que darle una vuelta!
 
Y no solamente necesitas “saberlo”, sino tenerlo presente en todo momento. Cuando lo tienes tatuado a fuego en tu visión, aunque aparezcan mil distracciones u oportunidades de hacer otras cosas chulas, no se te va a ocurrir dispersarte ni medio milímetro, porque SABES y SIENTES que TU OBJETIVO ES LO PRIMERO.
 
Así que amiga mía, HAZ UN PAUSE, ponte un coffee, saca una hoja en blanco y sal, si puedes, de tu mesa de trabajo. Serán solamente unos minutos, te lo prometo.
 
Escribe en ese papel cuál es tu objetivo, qué vas a conseguir gracias a ello y para cuándo lo vas a lograr. La fecha tope es fundamental, porque si se diluye en el tiempo no sirve para nada.
 
Y para tu día a día, puedes probar lo siguiente:
 
⚓️ Créate una carpeta en tu Inbox a la que llames “leer al final del día”
⚓️ Ábrete una cuenta en pocket y otra en Evernote
⚓️ Ten a mano un cuaderno para apuntar todas esas ideas brillantes
⚓️ Usa las utilidades de IG, FB y Youtube (entre otras) que te permiten guardar contenido “para más tarde”
⚓️ Y por supuesto, apunta tu objetivo en tu agenda, mándate recordatorios diarios y póntelo en un post-it para verlo cada dos por tres!
 
Todo ese contenido que vas guardando estará esperándote para cuando puedas volver a ello, y te recomiendo que lo hagas en los momentos en los que estás cansada o menos concentrada. Puedes incluso reservar unas horas en un día concreto de la semana para profundizar en todas esas cosas que tienes pendientes, ¿qué tal los viernes a partir de media mañana? 😉
 
Porque los momentos de “mente despejada”, esos ratos en los que te notas fresca e inspirada, los necesitas para dedicarlos a la parte de tu proyecto que te apasiona, en la que eres una crack y la que te permite conseguir resultados, ¡¡que no se te olvide!!
 
¿Cuál de estas ideas vas a poner en práctica? ¿Y para cuándo? Pick one y me cuentas!! 😉
 
 
Sin comentarios

Deja tu comentario
Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Tus datos de contacto en este formulario van a ser tratados por mí, Raquel Ruiz Muñoz, como responsable de esta web. La finalidad para la cual son recogidos es exclusivamente responder al comentario que vas a hacer a través de este formulario, y serán gestionados a través de la empresa con sede en la U.E. que se encarga de mi hosting, CDMon (puedes ver su política de privacidad aquí https://www.cdmon.com/es/avisos-legales). Te recuerdo que puedes ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión o portabilidad. Puedes consultarlos con mayor detalle en mi Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.