Trae a tu proyecto tu propia experiencia profesional

Una de las cosas que más me gustan de mi trabajo es tener la posibilidad de integrar en lo que hago o en las sesiones con mis clientas cualquier cuestión de mi anterior vida profesional o mis aprendizajes y experiencias previas.

Además, animo a mis clientas a que hagan lo mismo porque una vez desbloqueado esa barrera, ¡aparecen mil ideas y posibilidades!

Pero eso no ha sido así desde mis inicios. Ni de lejos. si alguien me lo hubiese contado, habría pensado que hablaba de otra persona. Soy Ingeniera de Telecomunicaciones, y me apasiona mi anterior etapa profesional. Era un trabajo muy intenso, cada nuevo proyecto era un reto tecnológico y personal, tanto para mí como para mi equipo, y ese sector me obligaba a estar constantemente formándome y súper atenta a las novedades del mercado para no perderme ninguna innovación.

Pero después de tantos años de estudio y trabajo, de mejorar mi puesto hasta conseguir un curriculum del que me sentía orgullosa, empezar de cero en algo completamente distinto me hacía sentir bastante insegura. No me reconocía a mí misma, porque nunca antes había sentido miedo por no conocer algo, por aprender cosas nuevas, ¿no se supone que ese era uno de mis puntos fuertes?

Yo me veía a mí misma como una “recién aterrizada” en un mundo en el que había mucha gente que se estaba dedicando a lo mismo que yo, y en el que no era capaz de ver aquello que me hacía especial….Un fiasco, la verdad.

¿Sabes cómo salí de esa situación? En primer lugar, relajándome conmigo misma y diciéndome “ok, soy una principiante y no tengo todas las respuestas ni pretendo tenerlas”. Cuando te relajas un poco y dejas de exigirte a tí misma, estás más abierta a nuevas ideas, y todo lo que llegue debes recibirlo con cariño y sin juicio.

También me di cuenta de que el camino iba a ir variando a medida que lo fuese construyendo (y ese es su encanto), y si en mis inicios intentaba algo y más adelante lo modificaba o cambiaba mi rumbo, nadie iba a venir a pedirme cuentas (y menos yo a mí misma).

Aprendí que no tengo que tenerlo todo claro para pasar a la acción. Y que con lo que tengo aquí y ahora es más que suficiente para dar el siguiente paso. Y ese pequeño paso me llevó a otro, y así poco a poco fui construyendo mi poco camino.

Abrí mi mente a que las reglas del juego en el mundo profesional han cambiado. Me encanta aprender todo lo que puedo sobre emprendimiento y nuevos modelos de negocio (y sobre ésto te contaré otro día), pero una de las cosas más prácticas que he aprendido es que los antiguos paradigmas de negocio ya no sirven, y no es tan importante que tengas un súper CV (que si lo tienes, genial), sino que estés muy enfocada en ayudar a tu cliente, y que aprendas a adaptarte a los cambios. Esa es la clave, aprender a navegar en medio de los cambios.  Y para ello, es fundamental abrir tu mente a probar cosas nuevas, a intentar hacer eso que hacías en tu anterior trabajo, a adaptar a “tu pequeña empresa” las formas de trabajo que más te gustaban en tus experiencias anteriores.

Un ejemplo: ¿que antes terminabas todas las reuniones de trabajo con un mega-informe que enviabas a todos los participantes para aportar sus comentarios? Pues a lo mejor ahora te puedes plantear enviar siempre a tus clientes o colaboradores un email con tu sello personal (cuidando tu logo y tu imagen corporativa como emprendedora), y estoy segura de que podrás hacerlo muy chulo,  súper práctico y muy útil para que todos se acuerden de lo que habéis trabajado juntos….

Y como este ejemplo, ¡todos los que se te ocurran! Haciendo pequeñas cosas como ésta empezarás a darte cuenta de que tu anterior experiencia profesional también está en tu “caja de herramientas” y te va a resultar súper útil, ¡ya lo verás!

Mi recomendación para hoy: prueba a hacer algo de forma diferente, aunque todas las emprendedoras que conoces lo hagan de otra manera. Piensa cómo lo haría “la antigua  tú” y ponlo en práctica.

Cuéntame qué tal te ha ido y lo que has descubierto, ¡aunque te adelanto que va a estar genial!

 

Sin comentarios

Deja tu comentario
Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Tus datos de contacto en este formulario van a ser tratados por mí, Raquel Ruiz Muñoz, como responsable de esta web. La finalidad para la cual son recogidos es exclusivamente responder al comentario que vas a hacer a través de este formulario, y serán gestionados a través de la empresa con sede en la U.E. que se encarga de mi hosting, CDMon (puedes ver su política de privacidad aquí https://www.cdmon.com/es/avisos-legales). Te recuerdo que puedes ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, supresión o portabilidad. Puedes consultarlos con mayor detalle en mi Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.